kellyKelly Berthany Calle Niño
Licenciada en educación
Catedrática/ Empresaria.
Perú – Piura.

Puedo dar testimonio de que a lo largo de mi vida, Dios ha puesto en mi camino muchos ángeles que han contribuido a mi aprendizaje, a mi autoconocimiento y que me han brindado el soporte que necesitaba, tanto que en algún momento en el que he tocado fondo, cuando creía que ya no había salida, me han ayudado a encontrar el camino, a ver la grandeza de la divinidad, manifestándose de diversas formas y es que muchas veces nos dejamos abatir tanto que ya no somos capaces de ver nada o no deseamos intentar nada, pues, en uno de esos momentos cruciales de mi vida conocí a Sara Ramírez, mi Coach, un gran ser humano y una excelente profesional, con ella fui descubriendo las maravillas del coaching, empecé a descubrir lo poderoso que puede ser en la transformación personal y sobre todo como herramienta para encontrar nuestro propio potencial, nos ayuda a orientar nuestra vida hacia el logro de nuestras metas; nos otorga la fortaleza para ir tras nuestros sueños en la dirección de nuestra propia felicidad.

Confieso que antes de iniciar este proceso de acompañamiento con Sara, me sentía devastada, pues, atravesaba por un momento en el que uno se dice: ¿por qué me tienen que suceder todas estas cosas juntas? -como si estuvieran haciéndome carga montón-, ¿Por qué me sucede esto a mí?, hasta puedes llegar a pensar que es un castigo de Dios; sin embargo, cuando Sara me fue orientando hasta encontrar el origen de lo que venía sucediendo… es asombroso, pero es como ver la luz al final del túnel y claro empecé a darme cuenta que surgía la oportunidad para hacerme responsable de mi propia vida, era la hora de empezar a ver las cosas desde otra óptica. Me permitió darme cuenta que todo era perfecto, era el momento ideal para emprender un nuevo comienzo, conociéndome un poco más, tratando de poner en práctica lo que uno desde el fondo del corazón ya lo sabe, pero que el miedo paralizante no nos ha permitido actuar, apostar por lo que queremos, por lo que realmente nos apasiona e ir tras mis sueños.

Finalmente, solo me queda agradecer a Dios por darme la oportunidad de conocer a Sara, una madre grandiosa, mujer emprendedora, carismática y colmada de sueños, que encontró su vocación en el Coaching y desde ese servicio ayuda a muchas personas a enfrentar las dificultades a partir de sus propias fortalezas, a un encuentro consigo mismos, a conseguir la vida que se merecen llena de abundancia y prosperidad. Por eso les recomiendo, contáctense con ella a través de su página: www.amoryéxito.com

Deja un comentario

Cerrar menú