¡Tu relación es una escuela de amor!

Tu relación es una escuela de amor, ¿estás de acuerdo con esta afirmación?

Y es que todos los que estamos en una relación tenemos expectativas, ya sea conscientes o inconscientes, de que nos hagan felices y es allí cuando empieza el camino de frustraciones, porque empezamos a sentirnos decepcionados y desilusionados por no encontrar aquello que hemos ido a buscar.

Si cambiamos la perspectiva de como vamos a nuestra relación, todo sería diferente, en primer lugar entender que vamos a la relación completos, para compartir con el otro, dar lo que soy y tengo interiormente y de esa manera sentirme feliz no porque el otro tenga la responsabilidad de hacerme feliz, entendiendo  que sentirnos felices o no, depende de nosotros, y este proceso implica mirarnos profundamente para ver que es aquello que tenemos que aprender, descubrir, sanar, dar luz, tomar consciencia, etc. que nuestra pareja siempre nos estará mostrando por ser ese espejo permanente en el día a día.

Cuando nos damos cuenta que nuestra pareja es nuestro gran maestro, gracias a que es nuestro espejo, por lo tanto nos está mostrando todo aquello que nosotros proyectamos y que sale de nuestro interior y que si no nos gusta lo que vemos proyectado, es algo que que tiene ver con nosotros y que solo nosotros podemos cambiar, cuando logramos hacer este proceso, estamos ampliando nuestro grado de conciencia y podemos fluir con la vida y sentirnos agradecidos con este gran maestro que no llegó a nuestra vida por casualidad, sino que era la persona indicada para hacer este aprendizaje en la relación.

Como siempre espero este artículo-vídeo te ayude a tener claridad de cómo estás viviendo tu relación y cuál es tu responsabilidad en ella.

Gracias por dejarme tus comentarios y por compartir este material con otras personas que tengas relaciones de pareja.

Y si crees, en algún momento, que te puedo ayudar en algún aspecto de tu relación, sabes que estoy a un clic de distancia.

Recuerda siempre:

¡Juntos lo podemos lograr!

Con amor,

Sara.

 

 

Deja un comentario

Cerrar menú