La maternidad, un regalo para las mujeres

frases-dia-de-la-madre-4-de-mayo-2014

A nosotras  las mujeres, quizás nos ha tocado, desarrollar uno de los roles más importantes en nuestra sociedad, el de ser madres, y creo, un privilegio para las mujeres que fuimos bendecidas con este regalo de la maternidad, pero también tengo que decir, desde mi punto de vista, es quizás la mayor responsabilidad que nos toca asumir frente a la sociedad y con nosotras mismas.

Y por qué digo esto, pues por la sencilla razón de que desde que llevamos a nuestros hijos en nuestro vientre, ya estamos dejando huella en ellos, ¿cómo? Pues a través de las emociones que les transmitimos, si sientes tristeza, depresión, estrés, rabia, cólera, frustración, resentimiento, etc. etc. todo eso, el bebé lo estará percibiendo, y desde ya estará formando su mundo emocional,  muchas veces esto también se verá reflejado a nivel físico, ya que la mayoría de enfermedades tienen un origen emocional, por supuesto además del estado emocional,  también es importante la salud y la alimentación de la madre ya que si no estamos saludables, el bebé tampoco lo estará.

Generalmente no somos conscientes de que esto está sucediendo, sabemos que tener un buen embarazo es bueno para el bebé, pero casi nadie es consciente de que es estar bien o que es tener un buen embarazo, sin embargo es un aprendizaje que nos toca asumir si queremos dejar huellas saludables.

¿Qué tan preparadas estamos para asumir este rol? Al margen de las cosas nuevas que tenemos que aprender al inicio de este proceso, como dar de lactar, cambiar pañales, aprender a bañar al bebé, nuestros miedos y temores naturales, el estrés de la nueva experiencia, el tiempo que hay que dedicar al nuevo miembro de la familia y a la pareja, etc., etc. que es solo el inicio de esta nueva etapa de la vida que nos toca recorrer, ya que el camino de ser madre es largo, retante  y continuo y se diría que nunca termina, lo triste es que  la mayoría de las veces no estamos preparadas para ese papel tan importante que nos toca asumir.

Para mí, lo más importante es ser consciente de cuál es el aprendizaje que traemos de nuestro hogar paterno, sea positivo o negativo, a veces creemos que lo que nos pasó, lo que nos tocó vivir, ya pasó, ya fue y que no tiene nada que ver con lo que hoy vivimos, pero eso no es verdad, todo lo que vivimos, dejó una huella en nuestra vida a nivel profundo, a nivel inconsciente y en nuestras relaciones familiares y de pareja, siempre se van a ver reflejados, sino hacemos un trabajo de crear conciencia, vamos a repetir la historia, es decir tener la capacidad de mirar que es aquello que fue bueno para nuestra vida y poder replicarla, pero sobretodo saber que fue aquello que no aportó a nuestras vidas para no repetirlo con nuestros hijos, creo que ese la mayor responsabilidad que nos toca hacer como madres.

Estoy segura que si empezamos creando esta conciencia, diferentes serían los resultados que tendríamos con nuestros hijos, ya que además, como madres y padres, lo único que deseamos es que ellos sean felices y que sean personas de bien, realizadas, felices y útiles a la sociedad.

Hoy se dice que las familias están en crisis, que los jóvenes de hoy no son como los de antes y somos muy duros y críticos con ellos, nuestros juicios no se hacen esperar, ¿verdad?

Pero yo siempre pregunto, a las parejas con las que tengo la oportunidad de trabajar, ¿de dónde vienen esos jóvenes, quienes son los responsables de ellos, de dónde salieron?, ¿acaso no son el producto de una familia, el resultado de la crianza que hemos dado sea en pareja o solas?

Entonces, el punto de partida, siempre seremos nosotras, crear conciencia de que es aquello que estamos dando, que estamos repitiendo de nuestro hogar paterno, para ser capaces de sanar esas heridas que traemos, soltar el pasado, reconciliarnos con él, para poder mirar el futuro con otros lentes, más limpios y transparentes, y así podremos ser compañeras de camino saludables de nuestros hijos y dejar de repetir esas historias que nos tocó vivir  como hijas, y que ahora estamos repitiendo como madres.

Lo mejor de todo es que estaremos cortando un círculo vicioso, ya que si miras tu historia familiar, te darás cuenta, que esto se viene repitiendo generación tras generación, por ejm. Si hubo violencia en tu hogar paterno, seguro la hubo también en el hogar de tus abuelos, de tus bisabuelos, de tus tatarabuelos, etc. y ahora seguro está presente en el tuyo, la forma de romper con esta violencia, será reconociéndola y aceptándola para luego procesarla y transformarla en amor, perdón, paz y agradecimiento,  haciendo esto, la persona se libera de esa carga y empieza a ver la vida desde otra perspectiva y por lo tanto, nos convertimos en mejores madres, madres saludables emocionalmente, rompemos el circulo vicioso, para convertirlo en un círculo virtuoso, estaremos dando a nuestros hijos mejores enseñanzas y experiencias y ellos nos verán de una manera distinta, pero lo mejor es que ellos tendrán otra experiencia de vida, gracias a que nosotras asumimos esta responsabilidad de cortar con esas historias dolorosas que no nos ayudan ni nos aportan y menos a esos seres maravillosos que amamos con todo nuestro corazón y que mucha veces les hacemos daño inconscientemente.

Los padres dejamos una marca indeleble en nuestros hijos, pero sobre todo nosotras, las madres, ya que desde que los llevamos en el vientre estamos dejando huellas, somos nosotras las que pasamos la mayor parte del tiempo con ellos, salvo excepciones por supuesto, somos las que influimos en ellos preponderantemente.

¡Te deseo de corazón, que logres ser la madre que sueñas ser!

Recuerda siempre:

¡Juntos lo podemos Lograr!

Con amor,

Sara.

 

 

 

Deja un comentario

Close Menu